La guerra del volumen

Desde hace tiempo me había fijado que canciones grabadas antes de los años 90 tienen un volumen considerablemente menor que las canciones grabadas actualmente. Como ejemplo una vez iba en mi auto escuchando “Fire On High” de ELO a volumen 10: para mí no estaba ruidoso pero cuando terminó la canción e inició “Under My Umbrella” de Incubus tuve que bajar el volumen a 4, por poco se reventaban las bocinas. No entendía el por qué el cambio de volumen entre canciones de distintas décadas hasta que investigué al respecto.

Resulta que desde la década de los 90 surgió una clase de tendencia en la industria discográfica donde, después de que las canciones fueran grabadas, se aumentaba su volumen y posteriormente pasaban por un proceso de compresión para que pudieran “caber” en los CDs. A esta tendencia se le llama “loudness war”, o guerra del volumen, porque consiste en lanzar un CD con volumen más alto que los anteriores, como si hubiera una competencia, y la intensidad de las canciones aumenta cada año.

Uno pudiera preguntarse ¿Por qué hacen esto? Si fácilmente se puede subir el volumen en los reproductores de audio manualmente; pero Maximiliano Poter y Joaquín Vismara en su artículo publicado en Rolling Stone mencionan algo muy interesante: las canciones de ahora se graban pensando en que serían escuchados en reproductores de MP3, iPods, autos, laptops y PCs.

¿Y eso qué tiene que ver? Pues todos los reproductores de audio tienen capacidad de almacenamiento limitado, por lo que las pistas de audio tienen que comprimirse para que se puedan almacenar más canciones en un solo dispositivo. Aunado a esto las canciones también pueden ser adquiridas a través de Internet en tiendas virtuales, como iTunes, por lo requieren que los archivos pasen por una compresión para que sean “más ligeros” en megabytes para que los usuarios pudieran descargar sus canciones favoritas rápidamente. Y como generalmente sucede, la calidad de audio disminuye después de la compresión por lo que las industrias se ven obligadas a incrementar el volumen de las canciones para “hacerse escuchar”.

La ventaja de la guerra del volumen es que las canciones de ahora pueden ser fácilmente escuchadas en entornos de mucho ruido (calles, parques, etc.) pero la desventaja es que subir el volumen de las canciones provoca que la calidad de audio disminuya, que no se puedan distinguir los instrumentos, los sonidos suaves y bruscos, que se perciba “distorsión”, etc.,  lo que en muchas ocasiones lleva al oyente a sentir fatiga auditiva.

 

 

Fuentes:

http://www.rollingstone.com.ar/1354851-por-que-la-musica-hoy-suena-malhttp://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_del_volumen

One thought on “La guerra del volumen

  • octubre 18, 2011 at 12:29 AM
    Permalink

    hey,
    esta genial lo de la guerra ed volumenes, yo ya me habia percatado de ese cambio de volumen y de los problema que trae el “modificar” las canciones puesto que yo edito canciones, pero no sabia de donde venia ni que se llamara asi
    nice!!!
    😀

    Reply

Leave a Reply