Reseña: The Revenant

the rev

Hablar de The Revenant y no sentir adrelina es casi una odisea como la que Hugh Glass enfrenta, y no es para menos pues Alejandro G. Inárritu a creado una historia que va más allá de lo que se ha visto anteriormente, un drama que nos recuerda que la naturaleza tiene un enorme poder pero, quizás, sólo quizás, dicho poder es superado por el hombre y su espíritu.
Incluso, me atrevería a decir que The Revenant es una analogía misma de la industria del cine y de cómo artistas como Iñárritu, pese a las salvajes condiciones del cine actual, siguen luchado por sus ideales.

Ahora, The Revenant no es la excepción ya que, al igual que con Birdman, el cineasta mexicana busca nuevas formas de innovar, tanto en lo técnico como en el alma de la película y, aunque es debatible si en esta ocasión lo logró como con Birdman, no cabe duda que estamos frente a un filme que sin problemas puede ganar casi todos los Óscares a los que está nominado.

Hugh Glass, un cazador y explorador que habita en el noreste de los Estados Unidos aproximadamente en los años 1823 está en busca de pieles para cumplir con su trabajo en una compañía americana pero, antes de poder terminar con un día d trabajo como cualquier otro, un grupo de Pieles rojas llega con brutalidad a arrebatar las pieles recolectados y, de paso, terminar con los americanos también.
Pese a que algunos americanos logran sobrevivir, la mala suerte acecha a Glass, quien es atacado por una oso grizzly dejándolo mal herido y con todos los factores en su contra.

Básicamente, esa es la premisa de The Revenant (Sin dar más spoilers) y el pretexto perfecto para dar inicio al épico y brutal viaje de Glass que, aunque lleno de salvajismos, irónicamente, es un deleite audio visual para todos.
Todo ese perfecto trabajo se debe, en gran parte, a que Emmanuel “El chivo” Lubezki hizo una de las tareas más impactantes en toda la historia del cine en cuanto a fotografía se refiere ya que, además de darnos planos sorprendentes, ya sea en secuencias calmas o en acción, también lo hace en entornos reales y con luz natural, logrando así un nivel técnico que muy pocos tienen actualmente y consolidándose como uno de los mejores fotógrafos de todo México y el mundo.
A esto también hay que sumar el audio y el soundtrack que son más que adecuados compañeros para hacer de The Revenant una experiencia alucinante en temas técnicos.

Hugh Glass es intenso, determinado y sin miedo gracias a la actuación tan increíble que le podría valer su primer Óscar a Leonardo Di Caprio pues, aunque existe la opinión de que éste no es el mejor trabajo de Di Caprio, si es uno con el cual podríamos decir que su carrera actoral ha alcanzado un punto altísimo y que lo convierte en uno de los actores más completos de la historia llegando a extremos tan grandes como el de soportar gran tiempo a temperaturas muy bajas, gritar de forma desgarradora y transmitir lo primitivo y salvaje que puede llegar a ser una persona.
A la par Tom Hardy, quien encarna a Jonh Fitzgerald nos entrega una actuación ta convincente y exacta que podemos palpar e incluso despreciar a Fitzgerald durante casi toda la cinta e incluso, en algunas ocasiones, robarle el foco a Di Caprio.

Aunque The Revenant posee más cosas buenas que malas, es inevitable no notar lo ambiciosa que es la película, tan ambiciosas que en ocasiones llega a fallar, por ejemplo, en el ritmo, el cual es algo lento pues la falta de diálogos obliga hacer uso de largas secuencias contemplativas que, aunque son hermosas por la fotografía de Lubezki, llegan a sentirse estancadas rompiendo y contrastando de mala forma con las secuencias de acción que posee el filme.
También, hay que decir notamos que Iñárritu quiere intentar cosas que simplemente no hacen click con el resto de la cinta como estas secuencias muy largas en donde pareciera que se embriagaron de los paisajes al punto de ver una toma de ellos muy seguidamente.

Pese a los malos tragos que podemos pasar con The Revenant, es evidente que la obra del mexicano es una que quedará grabada en la memoria de todos por el uso casi perfecto de los recursos técnicos de la cámara, de los entornos y de los actores que llegaron a limites extremos que les vale el respeto de muchos.
The Revenant es un avance brutal en la carrera de Alejandro Gónzales Iñárritu que nos permite ver el lado pimitivo del ser humano y su constante lucha por sobrevivir. Una película salvaje, cruda, sobria, brutal, sangrienta, y fría que destaca por mostrarnos la belleza de la tragedia y la supervivencia pero que nos demuestra y nos recuerda el poder brutal de las bestias y de la naturaleza. The Revenant es una obra como ninguna otra.

Calificación Final: 9.6

Leonardo Ramírez

Me llamo Leonardo, me dicen Rene. Amo la música, ir a conciertos. Soy gamer, me encanta el cine y la tecnología, me fascina la luna y el bosque. ¡Tu cara no importa, importas tú! @gokusuper3

Leave a Reply